¡Líderes positivos de calle! 2ª Entrevista a…

Ver entrada previa – Esa persona que tiene…ese no sé qué… ¡Líderes Positivos!

Nombre: Carlos

Muchas gracias Carlos por estar hoy aquí haciendo esta entrevista, es un gusto que hayas querido colaborar con este blog.

Si no me equivoco tú no trabajas de músico, pero deduzco que la música es una pieza clave en tu vida. ¿Cuántos instrumentos tocas?

Desde niño estudié piano en el conservatorio, y llegué hasta el grado superior, cuando lo dejé. Por tanto, el piano es el que considero “mi” instrumento. Además, toco el ukulele como aficionado. Empecé a “cacharrear” con él porque una amiga y mi hermano me liaron para ir a los Mierkuleles. En los Mierkuleles toco también el metalófono y la melódica, que tienen cierta semejanza con el piano. Pero vamos, el instrumento con el que más cómodo estoy, es el piano.

Eso sí, cuando me voy de viaje siempre llevo encima el ukulele, que es mucho más fácil de transportar. Y precisamente por llevar un ukelele a la espalda me han pasado cosas curiosas que no me había pasado hasta ahora, como es que algunos músicos te vean con un instrumento, se acerquen y te digan, “¡ah tú tocas! ¡yo también!”. Se crea una cierta hermandad entre músicos que está muy bien, la verdad.

¿Y compones también?

Algo, pero no de forma muy habitual. Quizá la época en la que más música compuse fue mientras duró una relación a distancia que mantuve con una chica ucraniana a la que conocí en Francia. De manera casual empecé a grabar pequeñas piezas de piano que estaban ligeramente conectadas con la conversación que habíamos mantenido ese día por Skype. Finalmente reuní todas las piezas en una colección, que se llama “Conversations avec Olesya” (Conversaciones con Olesya, en francés).

En una relación a distancia resulta difícil compartir actividades, y la música supuso para nosotros una complicidad, y a día de hoy, un recuerdo bonito.

¿Qué es para ti la música?

Mmm… creo que algo que me atrae mucho de la música es esa combinación de arte y ciencia. Se trata de un arte que conecta muy directamente con las emociones, pero que tiene a su vez un sustrato muy matemático.

Además, también me atrae su aspecto social. Hace unos años toqué en un grupo de música electrónica, electro-pop/electro-rock. Me gustaba mucho la experimentación y los sintetizadores. Pero por otro lado echaba un poco de menos la emoción de tocar música en vivo. La música en directo tiene ese aspecto social y de comunicación que hace que una misma pieza, tocada dos veces, sea diferente. No es igual tocarla delante de un público que de otro. Eso es algo que me gusta mucho de los Mierkuleles, hay días en los que estamos más eufóricos, otros días más tranquilos, y la diferencia en el estado de ánimo se nota mucho en la música. Al fin y al cabo la música es también comunicación.

L’écorce délicate – compuesta por Carlos

Yo te conozco porque un buen día alguien me lleva a un bar donde se junta un grupo de aficionados a tocar el ukulele y cantar. Personas muy distintas. Tú eres, a primera vista, como el director de la orquesta de ukuleles, jajaja…sin embargo, no nombrado pero sí asignado y asumido como tal por todos/as. ¿Qué me puedes contar de los Mierkuleles? ¿Cómo surgen?

Los Mierkuleles surgen como una imitación del Ukelele Wednesday, una reunión semanal de aficionados al ukelele que se celebra cada miércoles en Londres. Hace unos años mi hermano estuvo allí con un ukelele que había comprado hacía no mucho. Le gustó la experiencia y pensó: “esto hay que importarlo”. El miércoles parecía un día propicio también aquí, ya que el jueves se celebra el juevintxo y el viernes es ya un día en el que la gente tiene otros planes. Así surgió el nombre, de la unión de la palabra “miércoles” con la de “ukulele”. Fue el inicio de los “Mierkuleles”.

A partir de ese momento mi hermano convenció a un par de amigos para reunirse con ukeleles y cantar, en petit comité, y bueno, poco a poco la cosa ha ido creciendo. Yo no formaba parte de los miembros fundadores. Algunas semanas más tarde me invitaron a ir, y me dejaron un ukulele de prueba. Esa semana me llevé el uke a casa y cuando a la semana siguiente lo tuve que devolver pensé: “ay, quedarme sin ukulele…”. Y así es como me decidí a comprar uno y me enganché a los Mierkus.

¿Cómo llegas a ser ese líder informal o a tener ese rol de dirigir/guiar?

Creo que está muy ligado al cancionero. En un principio no teníamos un cancionero propio, de forma que utilizábamos el del Ukulele Wednesday. Pero ese cancionero no incluía ninguna canción en castellano, y había canciones en inglés que quizá son muy conocidas en Inglaterra pero aquí no tanto. Como queríamos ir introduciendo otras canciones, empezamos a crear nuestro propio cancionero.

Yo ahí sí que me involucré un poquito más, introduciendo canciones que a mí me gustaban y que consideraba ukulele friendly, es decir, que podían quedar bien con el ukulele y eran fáciles de tocar. Como todas las semanas incorporábamos nuevas canciones, nos pareció buena idea hacer una versión electrónica y proyectarla en la televisión del bar, de forma que no hiciera falta imprimir nuevas canciones cada vez. Yo solía usar el mando a distancia de la televisión, y eso es lo que hace que la gente te mire como referente. Creo que surgió de forma no intencionada.

Quizá algo que también contribuye a tener ese rol es el hecho de dar las entradas de las canciones. Suelo ser yo quien las da, pero podría ser cualquiera. De hecho hay ocasiones en las que alguien se arranca y, ya está, le seguimos.

El segundo día que fui al Mierkulele, yo no tocaba, tú ya me hiciste partícipe de la actividad, preguntándome qué canción quería escuchar. Reconozco que en ese momento me puse muy nerviosa y roja como un tomate, teniendo que decidir rápidamente y teniendo un grupo de personas que no conocía mirándome. Nervios normales y a la vez una buena sensación de inmediatamente formar parte del grupo. Lo hiciste conmigo y lo haces con cualquier persona que se acerca un par de días e incluso uno, en seguida les incluyes en la actividad, el grupo físico y de whatsapp, sin que cumplan ningún tipo de requisito. ¡Todo el mundo es bienvenido!

Sí, sí, sí. Es una actividad totalmente abierta, y es bienvenida cualquier persona que quiera venir y pasárselo bien. A todos nos gusta que sea una actividad participativa. Siempre que alguien nuevo se anima a cantar con nosotros le hacemos partícipe, y le preguntamos, “¡oye, dinos qué canción te gustaría escuchar!”

Solemos hacer una ronda de peticiones para que todo el mundo escuche al menos una canción que le guste, la que elige.

También la inclusión de nuevas canciones en el cancionero es un proceso participativo. Al principio la gente me hacía propuestas directamente y yo decidía qué canciones finalmente entraban. Pero pensamos que sería interesante hacer un formulario de votación en internet de forma que todos pudiésemos proponer canciones y votarlas. Las canciones más votadas de cada semana, entran al cancionero. Es una forma de que todos sintamos que formamos parte del grupo.

Yo he vivido en primera persona todo el proceso de acogida e inclusión en el grupo, un grupo ya formado pero muy abierto, y puedo decir que cuando alguien empieza con el instrumento recibe un gran apoyo y una gran aceptación tanto por parte de los miembros del grupo como por ti, que te interesas por la persona e intentas hacer ese camino fácil, eso es lo que buscamos con este blog, esas buenas prácticas. No cualquier persona tiene la empatía y esa aceptación porque sí de los demás, sean como sean, y esa habilidad de hacer sentir bien a los demás. ¿Es parte de tu personalidad? ¿lo haces conscientemente?

Yo creo que forma parte de la filosofía del grupo, que siempre ha sido abierto, desde el principio. Ahora el grupo ha ido creciendo, y se ha estabilizado en torno a un núcleo más grande de gente a la que le gusta ir frecuentemente. Pero se ha mantenido ese espíritu de apertura. Cuando llega alguien nuevo, todos se presentan. Algunas personas vienen casi disculpándose: “¡oye, qué yo toco mal!, ¡qué yo todavía no sé tocar!”. Y la reacción del grupo siempre es acogedora: “¡no te preocupes, aquí todos estamos igual!, ¡todos hemos empezado así!”. Así que forma parte de la idiosincrasia del grupo. A mí me parece positivo, y me sumo como otro más a esa filosofía.

Es una actividad divertida, se toca en un bar de una calle frecuentada y mucha gente se acerca atraída al escuchar la música, se han dado situaciones en las que no entramos en el bar o que se forma una auténtica “fiesta”, hay días especiales. También cada miércoles viandantes sacan sus móviles y graban el “espectáculo”. Está claro que la música mueve a la gente, les hace reír, emocionarse, bailar… Toda esta gente necesita una organización, sin embargo, no es fácil dinamizar con tu naturalidad a la gente y ser aceptado como el que dirige por todos ellos. A veces tocas el metalófono o la melódica y a veces me he quedado con la boca abierta con esa facilidad que tienes para tocar cualquier cosa sin partitura alguna y en ocasiones esos instrumentos dan un toque muy gracioso a las canciones. Tú rol en el grupo puede tener que ver con esa habilidad por la música, ¿cuál es tu opinión?

Hay que decir que a veces mis improvisaciones al metalófono o la melódica pueden llegar a resultar un poco desastrosas, jajaja.

Sí, sí, puede ser lo que dices. Quizá de forma natural la gente me ha ido identificando con la persona que da la entrada y que transcribe las canciones.  Saben que tengo cierta formación musical y me preguntan “¿esta canción es difícil o es fácil?” o “¿cómo es tal el acorde?”. El que sea la persona de referencia al que preguntar puede tener que ver con que se acepte un cierto rol de dinamizador.

No soy el único, porque realmente hay más gente que ha estudiado música en el grupo, pero bueno. Y por otro lado, la habilidad de improvisar las melodías no es excepcional entre las personas con formación musical. Supongo que el estudiar solfeo ayuda a desarrollar la habilidad de identificar las notas de una melodía. El estudiar armonía por otro lado facilita desarrollar la habilidad de identificar los acordes. Son destrezas que te permiten, como dices, poner un toquecito de color, meter alguna melodía.

El hecho de estar tocando el metalófono hace que puedas ser un poquito más el centro de atención. Pero bueno, allí cualquiera que venga con cualquier instrumento es bienvenido, como ya ha pasado en otras ocasiones con violines, contrabajos, flautas… ¡es una maravilla!

Como anécdota, un día desapareciste unos 10 minutos y aquello fue un caos total, jajaja, está claro que el grupo te necesita, ¿cómo te hace sentir esto?

Mmm, posiblemente hace falta un referente, pero no tengo que ser yo necesariamente. Yo creo que mi hermano lleva también bastante la batuta cuando está por ahí. ¿Cómo me hace sentir? Preferiría no ser imprescindible, preferiría que el Mierkuleles fuese una actividad que pudiera seguir sin necesidad de que yo esté. Y en realidad no creo ser tan imprescindible. Si yo no estoy, cualquier otra persona ocupará un poco el lugar.

Sí que es cierto que quizá hay que vencer un poco el miedo al ridículo. Al principio solíamos tocar y cantar más tímidos, y poco a poco nos fuimos soltando. Cuando vences ese miedo te lo pasas mejor. Te da igual tener cinco cámaras apuntándote y grabándote. Quizá piensas “¡madre mía! ¿quién verá esto después en las redes sociales?”. Pero llega un momento en que te da igual, ¿qué hay de malo en que vean que te lo estás pasando bien? No hay nada de malo.

Pero no sólo esta facilidad, hemos comentado alguna cosa pero hay mucho más, aun no te he visto un día con mala cara, igual llega…, que sería normal, pero no por el momento. Esta es una característica de una persona con inteligencia emocional, esa “alegría”, “entusiasmo”, “buena cara”. Claramente el gusto por lo que haces es otra característica de liderazgo positivo que además se contagia.

Bueno evidentemente a lo largo de dos años y medio seguramente he tenido días malos como todos. Pero juntarte con amigos para tomar algo y para cantar es una actividad muy agradable y que te alegra. Quizá ha habido días que han empezado siendo malos y después del Mierkuleles han acabado siendo buenos. Seguramente por eso yo siempre he ido con buena cara.

Otra cosa que también me sorprende es que todas las canciones, que son propuestas a su vez por todos los miembros del grupo democráticamente, para ti son “temazos”, jajaja, las canciones difíciles ya saldrán y otras nos reiremos y seguiremos tocándolas. Eso es actitud positiva, siendo los gustos del grupo tan distintos. Confiesa, ¿alguno hay que no te gusta? ¿finges?

Lo de “¡qué temazo!” se ha convertido ya en una broma recurrente, que hace gracia sólo por la mera repetición, jajaja. Pero realmente de las 402 canciones que tenemos a día de hoy, yo te diría que el 90% de ellas me parecen temazos, jajajaja, y el 10% restante, bueno, no están mal, jeje.

Las pequeñas pugnas por las canciones favoritas son también un motivo de vacile. Dentro del grupo hay a quien les gustan más los clásicos de los 80 o los que les gusta más el reggeaton, o las cosas más ligeras o la música en español o… el heavy. Aunque el heavy con el ukulele se quede totalmente descafeinado hay quien quiere tocar  “Metallica” -y yo entre ellos-. Y lo cierto es que cambiar totalmente de estilo las canciones también es divertido. Está bien que haya un poco de todo, porque de esta forma todo el mundo va a encontrar algo de su gusto.

A modo de cierre de la entrevista, podríamos hablar de ti como un líder situacional con muchas cualidades, sabes cómo acoger, cómo tratar a los demás, tienes un actitud positiva y eres apasionado por lo que haces sin querer destacar, con una gran humildad, tienes la habilidad de ver lo positivo de cada situación, incluyes a todos/as, eres talentoso, empático y sabes crear ese sentimiento de pertenencia al grupo, pero como en la primera entrevista, damos algunos acordes de la partitura hacia las buenas prácticas, para que se practiquen, pero no se puede desvelar todo, ya que somos personas únicas e irrepetibles. ¡Muchas gracias Carlos!

¡Gracias a ti Elisa!

Un mierkulele diferente
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s