¡Líderes positivos de calle! 3ª Entrevista a…

heart-700141_1920

Ver entrada previa – Esa persona que tiene…ese no sé qué… ¡Líderes Positivos!

Nombre: Amaya

Profesión: Profesora de Inglés

Es un auténtico placer entrevistarte, estoy muy contenta, llevaba tiempo esperando este momento. Desde que te conocí fuiste un modelo a seguir y una referente.

¿Cuántos años llevas enseñando inglés?

Este es el noveno, nueve años.

¿Qué es para ti el inglés?

Me encanta, me parece un instrumento fundamental que te abre un montón de puertas a todos los niveles: a nivel personal y a nivel profesional. Además es la lengua internacional más potente en estos momentos, ¡por lo que es una puerta abierta al mundo entero! Definitivamente una herramienta muy enriquecedora.

¿Cómo aprendes el idioma?

Yo fui a un colegio donde no se enseñaba inglés como segundo idioma sino francés, así que cuando cumplí 10 años mi madre consideró que, tanto mis hermanos como yo, deberíamos aprender inglés también, así que nos apuntó a una academia en Pamplona. Era una academia a la que íbamos de lunes a viernes una hora cada día, y yo fui alumna desde los 10 años hasta los 18.

Durante ese tiempo, con 14, 15 y 16 años mis padres me mandaron a Estados Unidos durante tres veranos seguidos, a distintos lugares del país y distintas familias cada vez. Estas experiencias de inmersión resultaron fundamentales en mi aprendizaje y en mi amor por la lengua y por supuesto también en mi amor por los viajes. Recuerdo que la primera vez que fui,  yo ya llevaba cuatro años estudiando en la academia a ese ritmo de hora diaria y además siendo niña, sin embargo cuando llegué ¡no entendía nada! para mi era como si me estuvieran hablando en chino. Pero en esa primera experiencia la madre de la familia se preocupó un montón por enseñarme y tras un mes intenso de inmersión terminé entendiendo mucho y ¡hablando un poco como Tarzán!

En la universidad seguí estudiando inglés porque era una asignatura obligatoria, pero no estudié Filología Inglesa. Cuando terminé la universidad, y después de estar un par de años trabajando de becaria, decidí que quería viajar y vivir aventuras. Así que durante cuatro años estuve viajando y viviendo y trabajando en distintos lugares del mundo. Viví durante dos años en California, en San Francisco y durante un año en Australia, en Sydney, y luego estuve viajando de mochilera por distintos países. Evidentemente durante todos esos años seguí practicando y mejorando el inglés, pero además aprendí mucho sobre las culturas anglosajonas, sus costumbres, sus acentos y su vocabulario, algo que me ayudó todavía más a perfeccionar y comprender profundamente el idioma. Y nunca he dejado de viajar desde entonces, así que continuamente estoy en contacto directo y real con el idioma.

¿Te gusta enseñar?

Me encanta.

¿Te diviertes dando clases?

Mucho.

¿Qué es lo que más te gusta?

Lo que más me gusta es ver cómo los alumnos mejoran y avanzan. Pero sobre todo me gusta cuando ellos se dan cuenta y son conscientes de que están mejorando y avanzando, eso es lo que más alegría me da.

Siempre me ha asombrado la habilidad que tienes de conectar con la gente. Los niños repiten tu nombre, los adolescentes te buscan y los adultos te adoran. ¿Cómo lo haces?

No lo sé, quizás porque me gusta la gente y soy una persona bastante empática. Independientemente de la personalidad de cada alumno creo que tengo bastante habilidad para conectar con sus debilidades o sus miedos. Además como siempre yo les digo a ellos, yo he estado ahí, donde están ellos, yo también he pasado por el proceso de aprendizaje, así que entiendo y comprendo todas las dificultades que se van encontrando tanto dentro como fuera del aula, así que intento conectar por ahí desde el minuto uno.

Para mí es fundamental que se sientan cómodos y luego contentos, porque entonces tanto mi trabajo como el suyo va a ser mucho más efectivo. Lo de la empatía me sale de manera natural, y eso me ha ayudado mucho a conectar. Y además como pasamos muchas horas juntos pues al final también se crean lazos emocionales y de amistad y cariño con muchos de ellos.

He tenido la gran suerte de verte dar clase y de ver ese efecto que tienes en las personas. Me gustaría centrarme contigo en el tema de la empatía, de tu empatía. Mucha gente desarrolla la empatía, pero tú realmente haces que cada una de esas personas se sientan importantes, comprendidas, tenidas en cuenta, impulsadas a ir a más…¿qué crees que es lo más importante a la hora de trabajar con gente?

Yo creo que esa parte empática de la que hablamos es fundamental, saber ponerte en el lugar del alumno, hacerle sentir cómodo. También creo que es importante transmitir pasión y romper distancias. La mayoría de los alumnos suelen ver al profesor de una forma un tanto jerárquica, por arriba, es el que manda, el que dice cómo se hacen las cosas. Los alumnos tienden a tener una actitud algo pasiva y temerosa y se distancian inconscientemente del profesor. Yo intento acercarme, romper esa distancia. Yo hablo mucho con mis alumnos sobre mi propia experiencia y sobre el proceso de aprendizaje porque pienso que es fundamental que lo entiendan para que su trabajo sea más efectivo.  Una cosa que suelo decirles muy a menudo es que yo no les enseño inglés, que son ellos los que aprenden y que yo simplemente creo un espacio agradable y les doy una serie de herramientas para que puedan acercarse de forma efectiva y divertida al idioma. Siempre les digo que quiero que tengan una relación bonita y natural con el inglés. Hablo mucho con ellos. En definitiva creo que para trabajar con gente es fundamental conectar emocionalmente de alguna manera.

Y a la hora de trabajar el idioma, ¿qué crees que es más importante para el aprendizaje?

Sobre todo entender que es una herramienta de comunicación, y que absolutamente todo el mundo puede aprender idiomas. Si alguien es capaz de hablar una lengua, la nativa, puede aprender todas las que quiera. Nuestros cerebros están preparados para ello. Por otro lado es muy importante buscar las herramientas más eficaces y practicar lo máximo posible. Practicar mucho. Yo siempre digo que en España no se habla bien inglés por varias razones, pero una de las más importantes es que se enseña mal, la manera tradicional no funciona y eso está claro ya que la gente no sabe hablar inglés. Se enseña a través de gramática, se enseña primero a leer y a escribir antes que a escuchar o hablar. Creo que lo más efectivo es intentar utilizar herramientas más naturales, como lo hacemos cuando aprendemos nuestro idioma nativo. Primero entender, después hablar, después leer y después escribir y siempre en contacto con situaciones reales.

Fomentar esa naturalidad y sobre todo el contacto constante con el idioma es algo muy importante.

Y practicar, practicar, practicar. No hace falta ser perfecto para empezar a usar el idioma, no hace falta ser perfecto para aprender a comunicar, tanto a nivel laboral como personal.  Es una parte inevitable y necesaria para perfeccionar.

¿Cuándo alguien se equivoca cómo lo trabajas?

Dependiendo de la persona, siempre tengo muy en cuenta la personalidad y el nivel. Si el nivel es alto, suelo corregir al instante, sobre todo temas de pronunciación, vocabulario y gramática. Si es un nivel bajo, de entrada no suelo corregir salvo que sea un error muy evidente, que me quiera decir “mesa” y me esté diciendo “autobús”, porque lo que primero busco es la fluidez, que rompan el miedo y traten de comunicar. Obviamente los niveles bajos van a cometer muchos errores y si yo les voy parando constantemente les voy a romper  fluidez. Al fin y al cabo todos empezamos hablando como Tarzán.

La personalidad es importante también, si yo detecto que una persona es muy tímida o que se pone roja cuando comete un error, intento trabajarlo de una forma relajada, explicarles que no pasa nada, que es necesario cometer errores, que es así como se va aprendiendo. Además siempre insisto mucho en que se den cuenta del esfuerzo que están haciendo, porque están aprendiendo, y trabajando, están intentándolo y eso es maravilloso y tienen que felicitarse por ello. No todo el mundo lo hace.

¿Cómo refuerzas a las personas cuando van aprendiendo?

Pues sobre todo señalando los logros y felicitándoles por ello. En cuanto detecto mejoría se lo digo ¡míralo!, ¡mira! ¿te has dado cuenta? ¡qué bien te ha salido hoy!. También intento siempre transmitirles mi pasión por el idioma, la herramienta tan maravillosa y valiosa que es. Todo eso les motiva a seguir esforzándose.

Hacer que las personas se sientan competentes y fuertes es algo muy positivo, que pocas personas hacen o saben hacer. Esto a veces es algo que falta en nuestra sociedad, el querer que los demás crezcan, falta esa educación emocional. Cuando alguien consigue cosas la reacción social habitual suele ser la envidia, en vez de la admiración o la felicidad por el otro. Tú lo haces y eso es estupendo, ¿qué piensas de esto?

Estoy de acuerdo contigo totalmente, desgraciadamente eso pasa, al menos en nuestra sociedad aquí en España. Yo pienso que el ser humano es un ser sensible y trabaja mucho mejor si está motivado. Una persona que recibe reconocimiento por su buen hacer va a trabajar mucho mejor y va a ser mucho más efectiva.

Yo cuando veo que alguien es bueno en algo, lo refuerzo, ya que creo que así va a sacar lo mejor de sí mismo y a mí también me facilita tremendamente el trabajo. Cuanto más cómodo y más contento y satisfecho se sienta el alumno, mejor. Porque va a estar mucho más abierto a todo y va a aprender mucho más rápido y mejor.

¿Cómo te sientes al saber que la gente te quiere a ti y a nadie más? jeje

Jajaja, tampoco es así. Aunque si es verdad que mis alumnos me quieren mucho, ¡y yo también a ellos! Si te soy honesta, es algo que me costó muchísimo tiempo asimilar, aunque todo el mundo me lo decía desde el principio todo el tiempo. Pero tardé bastante en darme cuenta que mi trabajo estaba dando unos resultados excelentes y que todos mis alumnos estaban realmente satisfechos. Ahora me siento tremendamente afortunada y es una gran satisfacción para mí. Eso me motiva a mí también a seguir esforzándome para hacerlo todavía mejor.

Amaia, eres sin duda alguien excepcional, tu gran capacidad de trabajo y de tratar a las personas te ha llevado a ser “la profesora”, aquella con la que se quiere estar y con la que aprender. Posees muchas cualidades, por supuesto una gran inteligencia emocional, donde tu empatía tiene ese impacto en los demás y valores fuertes que a veces se echan en falta en esta sociedad. Y además, algo imprescindible, que es el gusto, la ilusión, la pasión por lo que haces (compartido por nuestros tres líderes positivos de calle). Agradecerte de corazón tu participación en este blog y si quieres añadir algo más… ¡Muchísimas gracias Amaia!

Bueno, sí, me gustaría añadir y de alguna manera denunciar, que otra de las razones principales por las que no se habla bien inglés en España es porque se doblan las películas y las series  anglosajonas. Se promueve muy poco el contacto real y directo con el inglés. Aunque ahora gracias a internet y las nuevas tecnologías, tenemos mucho más acceso a cualquier tipo de información en inglés y animo siempre a usar estas vías.

También me gustaría invitar a todo el mundo a aprender inglés porque es una herramienta maravillosa que te abre paso a todo un mundo nuevo lleno de posibilidades y que definitivamente enriquece tu vida.

Por último insistir en que todo el mundo puede aprender inglés, todos, y que ¡nunca es tarde para aprender!

¡Muchas gracias a ti Elisa!

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s